(via El espíritu de los cínicos: El iPhone de Jesus)